Usamos cookies para ofrecerte una experiencia fiable y personalizada en ArtQuid. Al navegar por ArtQuid, aceptas nuestro uso de cookies.

Inicia sesión

  ¿Contraseña perdida?

¿Novedades en ArtQuid?

Abra una cuenta
Regístrate Venda sus obras
  1. Art Prints
  2. Pinturas
  3. Dibujos
  4. Fotos
  5. Artes digitales
  6. Temas
  7. Selección
  8. Más

Arte para una globalización armónica

Ernesto Oñate Publicado: 9 de octubre, 2021 / Modificado: 9 de octubre, 2021
Arte para una globalización armónica
Me da igual quien lo dijera primero, yo también digo que es el amor lo que mueve el mundo.
La imaginación es el origen de todo, incluido todo lo que está al alcance de nuestros cinco sentidos y lo que no.
El universo es tan amplio como es nuestro conocimiento y hasta donde pueda llegar nuestra imaginación.
La vida es una continuidad de experiencias de relaciones con los seres y objetos que nos rodean; y nuestros cinco sentidos perciben continuamente información de todo lo que está a su alcance.
Vivimos en sociedad y estamos especialmente atentos a la información que ofrece y que recibimos, según nuestros intereses, como mensajes elaborados por nuestros semejantes y como observación de sus comportamientos.
La vida en sociedad es consecuencia de nuestra necesidad de relacionarnos y comunicarnos; por tanto, se sustenta en la comunicación. Necesitamos comunicarnos individualmente, como grupo y como sociedad y para ello utilizamos múltiples procedimientos: una conversación, un gesto, una mirada, documentos, señalización informativa, noticiarios, publicidad, arte,…
El desarrollo hacia un mundo global, gracias a los sorprendentes avances que se están produciendo en las nuevas tecnologías de la comunicación, nos ha despertado el deseo de encontrar personas o grupos afines a nuestra propia individualidad, para satisfacer dos necesidades comunicativas: la búsqueda de información relativa a nuestros intereses personales y la aportación de nuestros conocimientos, experiencias y opiniones a los de nuestros semejantes. Ambas son actos de amor.
Traspasando el velo llamado Era de la Comunicación, encontramos la verdadera realidad: un mundo global, un planeta esperando ser armonizado con imaginación y un camino hacia una globalización armónica.
El arte, como comunicación artística, tiene dos caras que le dan naturaleza y definición: es expresión de sentimientos y es emoción reflejo de unos sentimientos. Es decir, es la expresión comunicativa de los sentimientos del artista ante una realidad y es la emoción que se despierta en el observador, reflejo de los sentimientos del artista a través de su obra.
Wassily Kandinsky dice en el primer párrafo de “De lo espiritual en el arte”: “Cualquier creación artística es hija de su tiempo y, la mayoría de las veces, madre de nuestros propios sentimientos”.
El artista emplea lenguajes universales para expresar sus experiencias, de forma sublime, con la intención de provocar en el espectador (receptor) la emoción reflejo de los sentimientos que vive.
Los sentimientos que el artista proyecta en su obra, al igual que la luz en un espejo, pueden reflejarse en ésta e iluminar las emociones del espectador; o también la obra puede ser, como una lupa que concentra los rayos de luz, el vehículo canalizador de energía que da a luz las emociones más sublimes que las personas somos capaces de experimentar.
Yo creo que, ante la obra artística, es condición necesaria y suficiente que sientas alguna emoción, para que sea arte para ti.
“¡Solamente si me emocionas, eres arte! ”
- Ernesto Oñate
+34696317157
Envoyer
Más información: https://ernestoonate.com

Noticias del Mundo del Arte Vivo

 

Escoger un idioma

  1. Deutsch
  2. English
  3. Español
  4. Français