Usamos cookies para ofrecerte una experiencia fiable y personalizada en ArtQuid. Al navegar por ArtQuid, aceptas nuestro uso de cookies.

Inicia sesión

  ¿Contraseña perdida?

¿Novedades en ArtQuid?

Abra una cuenta
Regístrate Venda sus obras
  1. Art Prints
  2. Pinturas
  3. Dibujos
  4. Fotos
  5. Artes digitales
  6. Temas
  7. Selección
  8. Más

¿Esfuerzo o voluntad?

Ernesto Oñate Publicado: 10 de octubre, 2021 / Modificado: 10 de octubre, 2021
¿Esfuerzo o voluntad?
¿Esfuerzo o voluntad?
Esfuerzo es el empleo enérgico del vigor, del ánimo para conseguir algo, con empleo de elementos o recursos costosos, venciendo dificultades, en la consecución del objetivo previamente marcado.
El esfuerzo es un atributo del arquetipo luchador.
Voluntad es la facultad de decidir y ordenar la propia conducta, con libre albedrío o libre determinación.
Voluntad es la intención, ánimo o resolución de hacer algo, con gana o deseo, desde una elección hecha por el propio dictamen o gusto, sin atención a otro respeto o reparo.
Voluntad es el acto con el que se admite o rehúye una cosa, queriéndola, o aborreciéndola y repugnándola, con elección sin precepto o impulso externo que a ello obligue.
La voluntad es un atributo del arquetipo creador y cuidador.
El planeta está sufriendo una transformación, provocada por infinidad de acciones derivadas de la globalización de la vida humana. Acciones que son incompatibles con el equilibrio y estabilidad del planeta y por tanto con su conservación tal y como lo conocemos.
Nos enfrentamos a la necesidad de cambios y transformaciones de nuestros estilos de vida, que hagan posible la vida y la sociedad globalizada, en un planeta como el que conocemos ahora, rico en diferencias, en diversidad.
Nos enfrentamos a la necesidad de reestructurar la globalización basada en una economía de consumo global que se superpone a los usos y costumbres tradicionales de cada pueblo y región, engulle la diversidad y es insensible con la bondad de la integración.
Nos enfrentamos a cambios y transformaciones que constriñen y vulneran los hábitats y ecosistemas particulares y diferenciados de cada rincón del planeta, todos diferentes y necesarios, que suman la verdadera riqueza del planeta.
Nos enfrentamos a cambios y transformaciones en el equilibrio climático del planeta, que atacado en infinidad de transgresiones particulares a cada ecosistema y por usos globales de consumo, se resiente con cambios globales que amenazan con transformaciones climáticas irreversibles.
¡Sí, vamos a reaccionar! Pero ¿cómo? ¿Esfuerzo o voluntad? ¿Luchas o cuidados?
Podemos plantearnos luchar contra los tsunamis y contra las pandemias, con esfuerzos conjuntos y pactados entre los diversos intereses que han provocado la economía globalizada, en soluciones globales. Y sería un error aún mayor que se sumaría a la causa original del problema.
Podemos plantearnos una sostenibilidad basada en un equilibrio inestable que mantenga una lucha indefinida entre la voracidad de la economía de consumo y la resiliencia de cada ecosistema particular. Y sería un error aún mayor, que haría imperceptibles los cambios exterminadores de las diferencias que son el valor genuino de cada ecosistema.
Podemos plantearnos regenerar cada economía, cultura y modo de vida diferenciada, para que perviva integrada en la macroeconomía global, adaptada a los métodos globales de lucha por su cuota de mercado. Y sería un error, al implementarle un sistema que es contrario a su propia idiosincrasia.
Los métodos de producción sin respeto, el consumo de energías no renovables y el consumo enajenado e irresponsable no se solucionan con lucha y esfuerzo.
También podemos poner toda nuestra voluntad en cuidar.
Podemos plantearnos cuidar cada economía, cultura y modo de vida diferenciada, para que perviva con autonomía y equilibrio, de forma sostenible y armonizada con la economía global, permitiendo y cuidando cada idiosincrasia.
Podemos plantearnos cuidar la diversidad de los ecosistemas naturales, de cada uno de ellos en particular, respetando cada una de las condiciones y variables que le son necesarias para que perdure la vida en ellos, sabiendo que son un todo holístico indivisible.
Podemos plantearnos cuidar del planeta, con métodos de producción, distribución y mercados sostenibles, con energías renovables y con usos responsables.
Nos es necesario que, con cada consciencia particular responsable, creemos una consciencia global responsable.
Nos es necesario que, con cada juicio crítico sobre nuestros propios actos, desarrollemos un juicio crítico sobre la globalización que deseamos.
Nos es necesario comprender que cada gota de agua crea la lluvia y que cada grano de arena conforma la playa. Nos es necesario comprender que ser una molécula de ácido en la lluvia degrada el ecosistema sobre el que llueve y nos es necesario que nos avergüence ser una colilla o un plástico en la playa.
Nos es necesario comprender que luchar con esfuerzo contra los tsunamis y las pandemias nos sitúan en un nivel de sentimientos ajeno al nivel de la voluntad para cuidar de nuestro planeta, que no es otra cosa que cuidar de cada una de sus diferencias, la verdadera riqueza y la vida.
Nos es necesario comprender la diferencia entre luchar con esfuerzo por miedo o poner voluntad en cuidar por amor.
Nos es necesario que la obra artística sea, fundamentalmente, mensaje de voluntad para cuidar.
- Ernesto Oñate
+34696317157
Envoyer
Más información: https://ernestoonate.com

Noticias del Mundo del Arte Vivo

 

Escoger un idioma

  1. Deutsch
  2. English
  3. Español
  4. Français